En esta etapa las habilidades motoras de tu hijo serán vitales para jugar. Saltará, se parará de puntillas o pateará pelotas. Mediante el juego con otros niños, aprenderá a manejar sus emociones. Empezará a crear frases de dos o más palabras, así que puedes leerle libros. Entre más juegues con él, más seguridad tendrá para desarrollar sus habilidades.