Alternate Text

La hipotonía muscular y su impacto motriz

La hipotonía muscular es la disminución en el tono muscular, no es una enfermedad sino un signo clínico que está relacionado con un déficit en el desarrollo psicomotor.

Cuando los bebés lo padecen pareciera que están flácidos, sin ejercer fuerza en los músculos, lo puedes notar porque al cargarlos tienen los codos y rodillas extendidas (como sueltas) y deficiente control de cabeza, al contrario de los bebés con un tono muscular normal que mantienen los codos y las rodillas flexionados. 

La hipotonía es parte normal del desarrollo y genera la postura característica de los bebés prematuros. Es una situación que se observa en algunos recién nacidos y la mayoría corresponde a hipotonías benignas y evolucionan a la normalidad.

ABRAZANDO SU DESARROLLO La hipotonía muscular y su impacto motriz

El impacto se nota en las siguientes posturas:

Al cargarlo debajo de los brazos: 

A) Normal:

Se sostiene fácilmente cuando lo cargas por debajo de los brazos

B) Hipotónico:

Al cargarlo se desliza fácilmente al cargarlo

Al sostenerlo por el abdomen: 

A) Se sostiene con fuerza y levanta ligeramente la cabeza

B) El niño cuelga como una “u” invertida

Puedes identificar la hipotonía en los bebés si: 

  • Tiene dificultad para sostener la cabeza y tardan en enderezarla
  • Son muy flexibles y se arquean mucho
  • Les cuesta trabajo girar sobre el vientre estando boca abajo
  • No se enderezan por ellos mismos

ABRAZANDO SU DESARROLLO La hipotonía muscular y su impacto motriz

Los bebés que padecen hipotonía benigna desarrollarán las capacidades motrices, como  sentarse, caminar, correr y saltar de manera más lenta, y utilizarán muchas compensaciones para lograrlo.

Algo muy importante que deberás tomar en cuenta es que si el tono muscular es bajo, deberás acudir a tu pediatra, ya que su evolución depende de la terapia. Todo es cuestión de que atiendas a tu bebé lo antes posible para que lo valoren e indiquen la terapia correspondiente.

De persistir y no ver una evolución, podría tratarse de un signo de enfermedades sistémicas, como insuficiencia cardiorrespiratoria, y de enfermedades crónicas endocrinológicas o inmunológicas. Por ello, es importante revisar los síntomas con tu pediatra y dar la la información suficiente para poder detectar algún padecimiento. 

Validado por Augusta Franco Andrade.
Terapeuta Kinesióloga:
Compartir