Alternate Text

5 consejos para calmar a un bebé que no deja de llorar

En sus primeros meses de edad, los bebés se expresan a través del llanto; es por esta vía que señalan su incomodidad o algún malestar. ¿Cómo podemos calmar a un bebé que no deja de llorar? A veces es fácil identificar el problema y puede resolverse al alimentarlo, cambiarle el pañal o ayudarlo a sacar algún gas. Pero no siempre es tan sencillo.

Si su llanto te rompe el corazón y ya descartaste todas las razones obvias por las que tu bebé no deja de llorar, tienes algunas opciones más. Una es asegurarte de que no presenta síntomas de enfermedad, como fiebre o secreción nasal, en cuyo caso debes consultar con su pediatra. Otra es probar alguna de estas técnicas que te ayudarán a calmar a tu bebé y harán que se sienta mejor.

Consejos para calmar a tu bebé si no deja de llorar

1. Envuelve a tu bebé en una manta amplia y delgada (pídele al pediatra que te muestre cómo hacerlo correctamente) para ayudarle a sentirse seguro.

2. Sostén a tu bebé en brazos y coloca su cuerpo sobre tu lado izquierdo para ayudar a la digestión. Frota suavemente su espalda. Si tu hijo o hija se va a dormir, recuerda siempre acostarlo boca arriba.

calmar a un bebé llorando

3. Pon un sonido relajante en el ambiente. Utiliza un dispositivo de ruido blanco, el zumbido de un ventilador (sin exponer a tu bebé a la corriente de aire) o la grabación de un latido cardiaco para recordarle cómo se sentía estar dentro del útero. Esto ayudará a calmarlo.

4. Pasea a tu bebé en un portabebés o mécelo en tus brazos. Este tipo de movimientos suaves y repetitivos le recordará lo que sintió en el útero.

calmar a un bebé llorando

5. Evita sobrealimentar a tu pequeño o pequeña porque esto también puede causarle incomodidad. Intenta esperar al menos dos horas o dos horas y media desde el comienzo de una alimentación hasta la siguiente.

6. Si aún no es hora de alimentar a tu bebé, ofrécele tu dedo pulgar para succionar. Muchos bebés se calman con este contacto.

calmar a un bebé llorando

Recuerda permanecer tranquila y pedir ayuda si te está costando trabajo mantenerte relajada o si te sientes muy ansiosa. A veces cuidar de un bebé es difícil, permanecer calmada ayudará a poder saber con mayor claridad qué necesita tu bebé. A veces solo necesita un abrazo de mamá.

Como precaución extra, lleva un diario de cuando tu bebé está despierto, dormido, comiendo y llorando. Anota cuánto tiempo le toma comer tu hijo o hija, o si llora más después de comer. Después, habla con el médico sobre estos comportamientos para ver si su llanto está relacionado con alguna de sus actividades cotidianas.

Validado por Andrea Díaz Mendoza.
Psicóloga
Compartir