Alternate Text

¿Cuándo empezará a mostrar su forma de ser?

Al nacer, los bebés suelen comenzar a conectarse con todo aquello que los rodea. Esto comienza a formar su personalidad, carácter y temperamento a muy temprana edad, pero seguramente no sabías desde qué momento comienzan a hacerlo.

Primero, iniciemos aclarando la diferencia entre personalidad, carácter y temperamento: 

  • La personalidad es la forma de ser de cada ser humano.  
  • El carácter es cómo manifestamos nuestra personalidad hacia los demás y por último.  
  • El temperamento es la forma biológica en que las personas reaccionan tanto a diversas situaciones como al ambiente. 

Todo esto comienza a notarse poco a poco alrededor de los ocho meses, que es cuando los bebés empiezan a ser más conscientes sobre sí mismos.

Todas las vivencias, experiencias y descubrimientos que tu hijo o hija hace día con día, afianzarán su personalidad, ya que influyen de manera directa en su personalidad, carácter y temperamento.

A los tres años, los infantes comienzan a ser mucho más independientes y las relaciones que mantengan con sus padres, familiares cercanos y amigos apoyarán a que comience a ser él mismo con mayor libertad.

En esta etapa, a los niños y niñas les resulta difícil controlar sus emociones ya que comienzan a conocerlas mejor. Es importante brindarles empatía, comprensión, paciencia y apoyo en este proceso de crecimiento.

Alrededor de los cuatro años, llega un momento donde las y los pequeños entienden muy bien que, tanto sus buenos como malos comportamientos, traen consecuencias y los rasgos de su personalidad serán más firmes. 

Para lograr un impacto positivo en el desarrollo de su personalidad, carácter y temperamento será necesario que:  

  1. Prestes atención a sus cualidades y debilidades.
  2. Le brindes confianza ante situaciones o actividades para las que muestra temor o inseguridad.
  3. Festejes sus logros e intentos.
  4. No descalifiques sus acciones ni le hagas sentir menos.
  5. Evita reaccionar agresivamente cuando cometa un error, muéstrale que los fallos también aportan aprendizaje.

Para un sano desarrollo de la personalidad influye el apego que se tenga con los padres, pero en especial con la madre, ya que al sentirse amado y seguro promueven una mejor autoestima. Crear un entorno armonioso y empático le ayudará a encontrar y expresar libremente quién es. 

Validado por Andrea Díaz Mendoza.
Psicóloga
Compartir