Alternate Text

La figura paterna en la crianza

El rol que tiene el padre dentro de la crianza ha cambiado con los años, antes él era el proveedor, la figura de poder y autoridad en la mayoría de las familias. Actualmente, más mujeres aportan dinero a casa y más padres buscan involucrarse a fondo en la  crianza de sus hijos. 

El padre, al igual que la madre, es una figura de suma importancia para el desarrollo emocional, físico y social de los niños. Incluso en la adolescencia, tener a ambos padres cerca es necesario para los jóvenes.

¿Por qué es importante la figura paterna? 

Para muchos, papá es la figura con la que crecemos sintiéndonos seguros y protegidos. El rol paterno brinda a la familia estabilidad.  En muchos casos, esta figura es representada por un abuelo, un tío o algún hombre cercano y aunque los padres estén separados, el padre debe seguir presente ya que su participación activa en la crianza es fundamental porque: 

  • Formación de la personalidad e identidad de sus hijos.  Se ha demostrado que cuando un padre participa activamente en la vida de su hijo, a través del juego, del cariño, de escucharlo y pasar tiempo con él,  el niño se siente motivado, valorado, querido y esto lo ayuda a tener confianza en sí mismo, y de esta manera, logra formar su propia identidad partiendo de la primera figura masculina que tiene en casa. 
  • Es una figura de autoridad. La figura paterna, suele ser más firme al poner los límites y la disciplina, con esto los niños asimilan que hay reglas, lo cual ayuda a trabajar con el autocontrol y la tolerancia ante cualquier situación difícil que se le presente. Incluso con el padre se hacen negociaciones para que a veces esas reglas puedan romperse o alterarse y esto le servirá a  los niños más adelante, incluso para no ser tan rígidos en algunos aspectos de su vida. 
  • El  primer maestro. El padre, o la persona que ejerce la figura paterna,  saben ser excelentes maestros para sus hijos; desde que sostienen las manos del bebé para sus primeros pasos, hasta enseñarles a andar en bicicleta, jugar con la pelota o volar un papalote. La actitud del padre en estas situaciones nos enseña a ser perseverantes y aprender a luchar por lo que queremos.

ABRAZANDO SU DESARROLLO La figura paterna en la crianza

Beneficios de crecer con ambos padres 

Cuando un niño crece con una figura paterna y una materna, que pasan tiempo de calidad con él o ella conversando, jugando, enseñando  activamente en su crecimiento, esto tiene grandes beneficios en su vida, tales como: 

  1. Tienden a tener menos problemas de comportamiento. 
  2. Desarrollan una mayor capacidad intelectual. 
  3. Tienen buena autoestima. 
  4. Buen desempeño académico. 
  5. Tienen mejores habilidades sociales 
  6. Enfrentan mejor las adversidades de la vida. 

Los niños necesitan crecer junto a su padre y madre, o bien contar con ese abuelo o tío  que  represente la figura paterna en el niño, ya que cada uno aporta cosas distintas al desarrollo y educación de su hijo que son esenciales para convertirse en un adulto feliz, responsable y con una buena inteligencia emocional. 

Validado por Andrea Díaz Mendoza.
Psicóloga
Compartir