Alternate Text

¿Qué es el contacto piel con piel?

El contacto piel con piel es una de las primeras acciones que puedes tomar para estimular los sentidos de tu bebé. Colocarlo inmediatamente después del nacimiento sobre el torso desnudo de su madre, ayuda a liberar oxitocina, mejor conocida como la “hormona del amor”.

La oxitocina es fundamental durante el parto y su presencia postparto ayuda a la producción de leche materna. Es más fácil que una mujer que está en contacto directo con su bebé recién nacido amamante sin problemas debido a la intervención de esta hormona.

Existen muchos beneficios de practicar el contacto piel con piel ya sea después del parto o incluso tomando diariamente unos minutos en casa, esta práctica:  

  • Favorece los lazos afectivos 
  • Promueve la lactancia
  • Ayuda al recién nacido a entender su transición al mundo exterior
  • Provee una sensación placentera tanto para la madre como para el bebé 
  • Brinda seguridad al recién nacido

Antes de practicarlo en casa asegúrate de bloquear las corrientes de aire para evitar exponer a tu pequeño o pequeña a cambios bruscos de temperatura. También puedes poner luz tenue y música relajante, de esta manera tu bebé entenderá que es un momento para estar juntos. 

Deja a tu bebé sólo en pañal y retírate toda la ropa que traigas puesta en el torso, posteriormente recuesta a tu bebé sobre tu pecho; durante este tiempo pueden acariciar suavemente su espalda, cantarle una canción, contarle un cuento o simplemente estar en silencio y disfrutar de estar juntos. 

Una de las ventajas del contacto piel con piel es que tanto mamá como papá pueden realizarla para pasar un tiempo con su bebéPor increíble que parezca, esta sencilla acción provee seguridad y confianza al bebé recién nacido, pues al escuchar tu corazón, sentirá la misma tranquilidad que pasaba mientras estaba dentro de tu vientre.

Así que no lo dudes, el contacto piel con piel es una práctica amorosa que además de estimular a tu bebé, le brinda muchos beneficios emocionales y muchos momentos gratificantes para el resto de la familia. 

Validado por Andrea Díaz Mendoza.
Psicóloga
Compartir