Alternate Text

4 reflejos temporales del recién nacido

Todos los bebés recién nacidos muestran una serie de reflejos o respuestas automáticas, es decir, acciones o movimientos involuntarios que realizan de forma espontánea. Algunos desaparecen semanas después del nacimiento y otros, algunos meses después. 

continuación te contamos cuáles son y de qué tratan los más comunes: 

Reflejo de búsqueda y succión 

Se trata de reflejos de supervivencia. Al rozar la mejilla de tu bebé, él o ella girará la cabeza en esa dirección, en busca del pezón.  

Es común que también realicen esta acción mientras duermen, pues la succión no sólo es alimento, para las y los pequeños, también representa tranquilidad y seguridad.   

Inicia alrededor de la semana 32 de embarazo y aunque puede durar hasta los 4 meses, algunas niñas y niños mantienen el reflejo de succión al dormir algunas semanas o meses después de haber terminar la lactancia.

Reflejo de marcha 

Este reflejo refiere a la acción de “dar unos pasos” si ambos pies se colocan sobre una superficie, mientras es sostenido el cuerpo del recién nacido. 

Lo ideal es que esto lo compruebe únicamente tu médico para evitar lastimar a tu bebé. 

Duración aproximada: 2 meses 

Reflejo de Moro 

Refiere al sobresalto que expresan los bebés a raíz de sonidos fuertes o movimientos bruscos. En éste podrás notar que tu hija o hijo extiende los brazos y piernas, además de llevar su cabeza hacia atrás y regresarla al centro, esta acción suele ocasionar llanto 

Duración aproximada: 4 meses

Reflejo prensil palmar 

También conocido como palmar de agarre. Es cuando los bebés cierran la mano y dan un ligero apretón al sentir el contacto con algún objeto; si acercas uno de tus dedos a su mano, notarás que de inmediato la cierra, sosteniéndote. 

Duración aproximada: 3-4 meses

Si tienes la impresión de que algo no está bien con tu bebé, visitar al pediatra te ayudará a aclarar dudas o tener más información sobre tus inquietudes. Recuerda que cada niña y niño es único, diferente y avanza a su propio ritmo.

Validado por Augusta Franco Andrade.
Terapeuta Kinesióloga
Compartir