Alternate Text

Cómo estimular el agarre de pinza de tu bebé

El agarre de pinza es una habilidad muy significativa para el desarrollo de un bebé antes de que cumpla un año de edad. Este tipo de agarre es básico para el aprendizaje de tareas cotidianas como comer, vestirse y hasta dibujar, así que influye en distintas áreas de su vida.

Los bebés desarrollan el agarre de pinza después de los seis meses de edad. Sus padres y madres pueden fomentar el desarrollo del agarre de pinza de un niño a través de ejercicios y actividades sencillos.

Ejercicios para estimular el agarre de pinza de tu bebé

1. Coloca objetos de diferentes tamaños (que quepan en la mano de tu bebé) frente a tu hijo o hija y observa cómo intenta recogerlos. Puedes utilizar juguetes suaves, su biberón u otros utensilios que formen parte de su rutina de alimentación, e incluso elementos de su ropa como sus gorritos o zapatos.

Procura no utilizar artículos muy pequeños, como monedas, canicas o botones, pues a esta edad tu bebé se lleva todo a la boca y objetos como los mencionados pueden lastimarle. De cualquier manera, supervisa esta actividad con cuidado para asegurarte de que no intente comer los objetos con los que se ejercita. 

2. Cuando alimentes a tu bebé, ofrécele comidas suaves como trozos de plátano o zanahorias cocidas. Permite que intente ponerlos entre sus dedos y levantarlos para comer. Asegúrate de que este ejercicio se haga bajo supervisión de un adulto.

 

3. El uso de cucharas, marcadores, crayones y cualquier otra cosa que se sostenga con los dedos puede ayudar a tu hijo a desarrollar la pinza. Siempre y cuando tú estés a su lado, estos ejercicios pueden permitirle tanto desarrollar el agarre de pinza como estimular su creatividad.  

El agarre de la pinza representa la coordinación del cerebro y los músculos que es necesaria para que tu bebé sea más independiente. Los niños y niñas generalmente desarrollan esta habilidad entre los 9 y 10 meses de edad, aunque esto puede variar. Recuerda que cada bebé se desarrolla a su propio ritmo.

Validado por Augusta Franco.
Terapeuta Kinesióloga
Compartir