Alternate Text

Esta es la razón por la que tu bebé ama verse en los espejos

Seguramente has notado al cargar a tu bebé frente a un espejo que su curiosidad es inmensa al mirar su reflejo, pero ¿por qué pasa esto?

El “amor” de tu hijo o hija por los espejos, abarca entre los 6 y los 18 meses de edad. En esta etapa es capaz de percibir su imagen corporal completa. Antes, él o ella no había visto nunca su cara, ni su cuerpo entero, sino que había contemplado parcialmente partes del mismo, como sus manos, pies, piernas.

Además de lograr su imagen completa, normalmente, es acompañado por su mamá. Lo que genera que el niño pueda compararse con la persona que lo acompaña y, entonces, se ve por separado y procesa su propia imagen.

El total reconocimiento llega un proceso secuencial que se consolida entre los 12 y los 18 meses de edad. Antes, el espejo, sirve como distracción y juego, intentando alcanzar “al otro niño” que le miraba detrás del cristal.

Lo anterior explica por qué les gusta su reflejo en el espejo.

por qué a los bebés les gustan los espejos 

Beneficios de los espejos para bebés

  • Si acompañas a tu bebé mientras ve su reflejo, él obtendrá beneficios como los siguientes:
  • Ayuda a tu hijo a enfocarse en objetivos, rastrear imágenes, movimientos y estimula su sentido de la vista.
  • Le permite explorar su propia cara, rasgos, funciones, etc.
  • Entre los 6 y 9 meses tu bebé sonreirá ante su reflejo y querrá acariciar su imagen y balbucear.
  • Imitar y hacer diferentes expresiones faciales en el espejo funciona como un trampolín para el habla, ya que sus músculos faciales se fortalecen y posteriormente estimula el lenguaje. No olvides verbalizar las expresiones faciales o las partes del cuerpo o el rostro cuando estén frente al espejo.
  • Fortalece el vínculo entre padre e hijo, lo que a futuro le otorga confianza y seguridad a tu pequeño.
  • Con el tiempo, tu bebé se reconocerá y comenzará a desarrollar la personalidad infantil propia.
Validado por Andrea Díaz Mendoza.
Psicóloga
Compartir