Alternate Text

Muévete y juega con tu bebé en el agua

Si tu pequeño ya comenzó a dar sus primeros pasos, tal vez sea momento de que empiece a tener sus primeras experiencias en una alberca.

Una buena opción para hacer esto es a través de la matronatación, una actividad de estimulación acuática, previa a la natación, que no busca enseñarles a nadar, sino a que se familiaricen con el agua, se diviertan y aprendan a flotar.

Este ejercicio ayudará a que tu bebé sea más sociable y a que conozca la sensación de estar en una alberca. Algunos de sus beneficios son:

*Tu pequeño dejará de ver el baño como una tortura y comenzará a verlo más como un momento de diversión.

*Gracias a la libertad de movimiento que una alberca ofrece, se convierte en un lugar en donde los niños pueden fortalecer sus músculos y fomentar su desarrollo psicomotor.

*Aumenta su eficiencia en la oxigenación beneficiando los sistemas circulatorio y respiratorio.

*Es una excelente forma de convivir con otros niños fomentando el movimiento a través del juego.

Se sugiere no comenzar con las clases de matronatación hasta después de que tu pequeño cumpla los tres meses de edad, esto para prevenir posibles alergias, irritaciones o infecciones. Recuerda siempre consultar al pediatra para que te dé la mejor recomendación sobre el mejor momento para practicar con tu hijo esta actividad.

Recuerda que el agua y el bebé guardan una relación no solo física, también emocional, lo que promueve que los momentos acuáticos sean placenteros para él.

Validado por Augusta Franco. Kinesiologa y Fundadora de Megabrain

Validado por Augusta Franco.
Terapeuta e instructora
Compartir