Alternate Text

¿Qué es la permanencia del objeto?

El concepto de permanencia del objeto se refiere a cuando un bebé aprende que cada objeto es único y comienza a entender que si un objeto desaparece de su vista, este no deja de existir. El psicólogo suizo Jean Piaget, especialista en estudios de la infancia, realizó diversas investigaciones acerca del concepto de la permanencia del objeto en la infancia.

¿Cuándo se presenta la permanencia del objeto en un bebé?

La permanencia del objeto se va desarrollando paulatinamente, así que Piaget decidió clasificarla en fases o estadíos: 

De los cero meses de vida y hasta los 8 meses: No hay permanencia del objeto. Si el objeto desaparece de la vista del bebé también desaparece de su mente, de acuerdo con Piaget.

De los 8 a los 12 meses: El niño es capaz de tomar el objeto que llame su atención, y si desaparece lo buscará. Por ejemplo, si el bebé mira que se oculta su sonaja debajo de una manta, él la buscará debajo de ésta. En esta etapa cometerá ciertos errores porque busca en el sitio donde ha aprendido a encontrar.

Entre los 12 y los 18 meses: Si el objeto es ocultado mientras el bebé observa,  buscará justo detrás de de donde se haya escondido. A esa edad ya es capaz de asociar los movimientos del objeto de un punto a otro si son visibles. Cometerá errores si el objeto se cambia de un lugar a otro sin que él lo vea, buscándolo en un lugar previo.

De los 18 a los 24 meses: Es en esta fase cuando podemos hablar al 100% de permanencia del objeto. El niño ya posee una representación simbólica del objeto, por lo que es capaz de imaginar a dónde se ha desplazado este aunque no lo vea. Ya no duda cuando se cambia el escondite del objeto ante su mirada y, si se hace sin que lo vea, iniciará una búsqueda del objeto más allá del sitio donde debiera estar escondido. 

La permanencia del objeto y la separación

El niño reconoce la existencia del objeto aunque no esté presente o se le haya apartado de su vista, así que se dará cuenta de que sus figuras de apego seguirán existiendo aunque no pueda verlos. Es en este momento cuando aparece la ansiedad por la separación. Ahora el niño entiende que la figura de apego no desaparece y regresará en algún momento que no sabe y le produce angustia.

Validado por Beatriz Romo Pardo.
Neuropediatra
Compartir