Alternate Text

La lactancia materna tiene beneficios para ti y tu bebé

Una adecuada alimentación es primordial para la infancia; elos primeros seis meses de vida, los especialistas recomiendan ser alimentado exclusivamente de leche materna. Pero ¿cómo es que esto beneficia su desarrollo? 

Aquí te explicaremos por qué la lactancia materna exclusiva en los primeros seis meses es vital, así como los beneficios que le brinda a la salud de tu bebé.

El cuadernillo Beneficios de la lactancia materna, publicado por UNICEF, recalca que el mejor alimento para los infantes desde su nacimiento es la leche materna. Esto se debe a que la madre produce leche con las vitaminas, minerales y nutrientes en cantidad y calidad que su bebé necesita, es decir, es leche creada a medida de sus necesidades.

La ingesta de leche materna por parte del bebé contribuye a crear defensas para fortalecer su sistema inmunológico y reduce el riesgo de malnutrición infantil, pues contiene anticuerpos que le protegen de padecer asma, gripe, diarrea, alergias e infecciones respiratorias.

Los beneficios de la leche materna no solo se reflejan en el físico de los niños y niñas. En el aspecto psicológico, la lactancia materna favorece el vínculo entre madre e hijo, gracias al contacto físico estrecho que existe entre ellos durante los periodos de alimentación. A la larga, este vínculo favorece la autoestima de los pequeños y pequeñas.

Pero ahí no para, amamantar también trae beneficios para la madre, por ejemplo: contribuye reducir el riesgo de contraer enfermedades como hipertensión, obesidad, anemia, diabetes, cáncer de mama, entre otras más. Además, aminora la probabilidad de desarrollar depresión postparto.

Para realizar una lactancia exitosa, UNICEF recomienda alimentar al bebé a libre demanda, es decir, cada vez que lo pida, además de no restringir su alimentación y ofrecerle la leche hasta que se sacie su hambre.

Es imprescindible que en los primeros seis meses consuma exclusivamente leche materna y por ningún motivo añadir otro tipo de líquido como agua, jugo o té. Una vez cumplidos seis meses puede iniciarse la transición a la comida sólida mediante la alimentación complementaria.

Recuerda consultar al pediatra para tener una mejor asesoría e información sobre tu periodo de lactancia; evita ingerir u ofrecer a tu bebé remedios caseros pues podrían poner en riesgo su salud o la tuya. 

Validado por Claudia Cecilia Constantino Robles.
Pediatra
Compartir