Alternate Text

Lengua de señas para niños con baja auditiva

Desde los primeros meses de vida los bebés dan muestras de querer comunicarse con quienes los rodean. En un principio, el llanto es su herramienta para expresar sus necesidades. Al pasar el tiempo, agregan los balbuceos, sonidos y movimientos, para captar la atención de mamá o papá.

Si tu bebé fue diagnosticado con problemas auditivos, la lengua de signos es una modalidad del lenguaje que le permitirá comunicarse y relacionarse con las personas que le rodean desde muy temprana edad.

De acuerdo con la doctora en psicología Valeria Herrera, para una persona con baja audición, “La vista se convierte en un sentido guía y asume, complementada por el tacto, la función de percibir la realidad que le rodea.” 

Por esto es importante que, si tu bebé fue diagnosticado con problemas auditivos, comiences a emplear estrategias lingüísticas visuales que promuevan una correcta comunicación y le permitan explorar el mundo que le rodea.

La importancia de la adquisición temprana del lenguaje de señas

Un bebé de 7 a 9 meses de edad es capaz de comprender muchas palabras e incluso puede repetirlas mentalmente, explica el neuropsicólogo Álvaro Bilbao, pero a esa edad su fisionomía no está totalmente desarrollada para que pueda hablar.

Un pequeño o pequeña con baja auditiva utiliza el movimiento de manos, cuerpo y las expresiones faciales para comunicar sus necesidades, experiencias y emociones; además para comprender a las personas que le rodean. De la misma manera en que los niños y niñas oyentes utilizan el balbuceo para empezar a comunicarse.

De acuerdo con el artículo Aprendizaje del lenguaje en niños sordos: fundamentos para la adquisición temprana de lenguaje de señas, los bebés hablantes nativos del lenguaje de señas pueden producir sus primeros signos desde los 12 meses de edad, empezando por conceptos muy básicos como: leche, comer o dormir.

¿Cuándo empezar a signar?

Enseñar a los bebés señas o gestos para que puedan expresar sus necesidades básicas es posible ya que un bebé de 8 a 9 meses de edad ya ha desarrollado suficiente destreza en brazos y manos para poder comunicarse utilizando signos.

Comienza a familiarizar a tu bebé con los signos a los 9 meses de edad, para que él o ella vaya creando las asociaciones entre objetos o acciones y la seña que los representa.

La iniciación temprana en el lenguaje de señas trae beneficios a largo plazo en el aprendizaje del lenguaje y promueve el desarrollo social y cognitivo.

El proceso de comunicarse con señas

Enseñarle señas a tu bebé debe ser un proceso divertido, pues lo que se busca es una mejor comunicación. Es posible que tu bebé no ejecute las señas a la perfección por lo mismo debes repetirlas con él o ella para que las aprenda bien.

Haz señas para objetos o acciones muy básicas en la rutina de tu bebé, pues de acuerdo al estudio antes mencionado, el aprendizaje de la lengua de señas en bebés con problemas auditivos se desarrolla en etapas muy similares al aprendizaje del habla en niños oyentes.

Validado por Andrea Díaz.
Psicóloga
Compartir