Alternate Text

Prepara a tu hija o hijo para la guardería

Uno de los principales temores por parte de los padres es la transición entre el cuidado de su bebé en casa y llevarlo a una guardería o estancia infantil, debido a los miedos e inseguridades que los pequeños podrían manifestar al encontrarse en un nuevo lugar sin su figura de apego. 

A continuación, te compartimos consejos prácticos para que tu hijo o hija se adapte: 

  • Prepáralo desde casa. Aunque sea muy pequeño, háblale, dile a dónde irácuéntale con entusiasmo las actividades que hará en convivencia con otros niños y asegúrale que después de unas horas, volverás.
  • Léele un cuento que trate este tema.Léelo primero para ver si puedes sustituir el nombre del personaje principal con el de tu peque. 
  • Demuéstrale seguridad y confianza. Hazle ver y sentir que no hay nada que temer.

Algunas guarderías y estancias infantiles tienen un periodo de adaptación, este consiste en que uno de los padres esté presente con el niño o niña durante algunas horas, los primeros días. De esta forma ambos conocerán el entorno, verán la dinámica de las cuidadoras, las rutinas y la convivencia entre los pequeños. 

Es completamente normal que tu hija o hijo llore los primeros días, pues debemos recordar que durante los primeros años de vida establece apego con su principal cuidador, ya sea mamá o papá. Ante la ausencia de esta figura, es probable que manifieste ansiedad por separación; y al no tener una clara noción del tiempo, puede sentir que no regresarán. 

Por otro lado, es importante que nunca te vayas sin despedirte. Es común que los padres esperen a que los pequeños se distraigan para retirarse, pero esta práctica sólo aumenta la ansiedad que sufre el infante. Despídete siempre, procura: 

  • Darle muestras de amor, puede ser un beso o un abrazo
  • Ser breve 
  • Transmitirle paz y alegría 
  • Decirle que todo estará bien y que regresarás pronto 

Si notas que pasan los días y tu hijo o hija sigue llorando al entrar, puedes pedir que se autorice un objeto de transición, éste suele ser su peluche o muñeca favorita, una mantita o algún objeto que le brinde seguridad y le acompañe durante el tiempo lejos de ti.  

Y aunque no existe una edad ideal para el ingreso a guardería o estancia infantil y que esta es una decisión que corresponde a los padres tomar, debes saber que los niños se adaptan fácilmente a los cambios.  

Validado por Andrea Díaz Mendoza.
Psicóloga
Compartir