Alternate Text

Descubre qué es el movimiento libre

De acuerdo con la pediatra húngara llamada Emmi Pikler (1902-1984), el movimiento libre consiste en no imponer posturas o posiciones a las que el niño o niña no ha llegado por sí mismo; esto permite que los niños desarrollen sus habilidades motrices a su propio ritmo.  

El movimiento libre no significa dejar al pequeño sin atención, al contrario, se trata de:  

  1. Acompañar el desarrollo sin intervenciones que fuercen sus capacidades, sin embargo, sí puedes ayudarle a fortalecer su cuerpo con ejercicios o estimulación temprana. 
  2. Confiar en la iniciativa y curiosidad de los infantes. 
  3. Aceptar que tomen el tiempo necesario para alcanzar hitos del desarrollo motriz sin presiones.

ABRAZANDO SU DESARROLLO Descubre qué es el movimiento libre

Por ejemplo, cuando un bebé no está físicamente preparado para gatear, es muy común que les cueste trabajo mantener la postura adecuada o desplazarse con facilidad y fluidez. Esta es una de las razones por las que surgen las variantes del gateo.

Por otro lado, forzar al menor a adoptar posturas a las que no está físicamente preparado, es una manera de inmovilizarlo, es decir, si obligas a tu bebé a estar sentado cuando su cuerpo y habilidades no están listas ni desarrolladas para cambiar de posición por sí mismo, es probable que experimente angustia o irritabilidad al darse cuenta de que no puede salir de esa postura.

ABRAZANDO SU DESARROLLO Descubre qué es el movimiento libre

Con el movimiento libre, al permitir que realice acciones en el momento en que está física y fisiológicamente preparado. En el caso del gateo sreduce el riesgo de tomar una postura inadecuada, y en el caso de permanecer sentado, aminoran los episodios de frustración.

Si te interesa llevar a cabo este método con tu hijo o hija, tu rol como padre será el de vigilar, acompañar, reconfortar y motivar. Puedes estar cerca y dejar que intente una acción, postura o actividad hasta que lo logre, tu intervención activa deberá ser mínima o nula. 

Esta práctica provee a los niños y niñas de autonomía, seguridad, creatividad, independencia y confianza, por lo que le dará grandes herramientas para el futuro.  

Validado por Augusta Franco Andrade.
Terapeuta Kinesióloga
Compartir