Alternate Text

¿Qué es la alimentación complementaria?

La alimentación de un bebé es un tema de mucho cuidado, pues desde antes de nacer está absorbiendo nutrientes importantes para su desarrollo. La lactancia materna tiene muchos beneficios para tu hijo o hija, pero conforme va creciendo, tu bebé puede vivir un proceso de transición llamado alimentación complementaria, que implica pasar de un consumo exclusivo de leche materna a una alimentación más variada.

qué es la alimentación complementaria

¿Qué es la alimentación complementaria?

La alimentación complementaria se define como el proceso que comienza cuando la leche materna ya no es suficiente por sí sola para satisfacer las necesidades nutricionales de los bebés. Por lo tanto, se necesitan otros alimentos y líquidos para cubrir esos huecos nutricionales.

La transición de la lactancia materna exclusiva a la alimentación complementaria generalmente abarca el periodo de 6 a 24 meses de edad, aunque la lactancia materna puede continuar hasta los dos años de edad.

Es probable que tu hijo esté listo para probar sólidos y entrar en esta transición cuando:

  • Puede mantener la cabeza erguida y sentarse en una periquera
  • Muestra un aumento de peso significativo (peso al nacer duplicado) y pesa al menos 5 kilogramos
  • Cierra la boca alrededor de una cuchara
  • Mueve la comida de adelante hacia atrás

 esto es la alimentación complementaria

¿Qué puede comer un bebé durante la alimentación complementaria?

Una buena alimentación complementaria significa alimentar a tu hijo o hija con un plato enriquecido con vitaminas y minerales como el zinc, hierro, calcio, vitamina A y D.

Según la Academia Americana de Pediatría, puedes alimentarlo con:

  • Leche materna o fórmula
  • Puré de verduras (papa, calabaza)
  • Puré de frutas (manzanas, plátanos, duraznos)
  • Puré de carne (pollo, cerdo, res)
  • Cereal semilíquido, fortificado con hierro

Comienza con aproximadamente 1 cucharadita de puré o cereal. Mezcla cereal con 4 a 5 cucharaditas de leche materna o fórmula. Debe ser muy líquido.

Aumenta a 1 cucharada de puré de alimentos, o 1 cucharada de cereal mezclado con leche materna o fórmula, dos veces al día. Si le das cereal, haz más espesa la consistencia usando menos líquido.

Si tu bebé no quiere lo que le ofreces la primera vez, intenta nuevamente en unos días. Recuerda que la alimentación de tu bebé es esencial para que crezca fuerte y sano y la alimentación complementaria es parte de este proceso.

Validado por Beatriz Romo Pardo.
Neuropediatra
Compartir