Alternate Text

¿Qué son los objetos de transición?

Ese oso de peluche o cobijita que tu bebé no suelta ni para dormir aporta más beneficios de los que imaginas.

Llamamos objetos de transición, apego o de seguridad a aquellos que acompañan inseparablemente al pequeño o pequeña durante algunos meses o incluso años de vida. Aparecen tras enfrentar la realidad en la que mamá y bebé no son un solo individuo. Ver y aceptar esta “separación” provoca estrés o ansiedad en el menor.

De acuerdo con el psicoanalista inglés Donald Winnicott, podría presentarse entre los cuatro y doce meses de vida, y representan la primera pertenencia del bebé. Con su ayuda, los niños y niñas pueden canalizar emociones que de momento no saben expresar, como el miedo o la angustia.

Frente a la idea de ser un individuo independiente a mamá, los objetos de transición tienen la finalidad de proveer tranquilidad y bienestar emocional ante otras situaciones que pueden provocar estrés como:

  • El destete
  • Dormir en su propio cuarto o cama
  • Estar al cuidado de alguien que no es mamá
  • Entrar a la guardería o un cambio de escuela
  • La llegada de un nuevo bebé en la familia, etcétera

No hay estudios que relacionen los objetos de transición con una actitud negativa para las y los niños, por lo que no tienes nada de qué preocuparte, y aunque parezca que nunca lo soltará, este objeto tiene la función de ayudarle a atravesar situaciones específicas y encaminarlo a la independencia. Cuando menos lo imagines, dejará de sentir esa necesidad de apego.

Validado por Andrea Díaz Mendoza.
Psicóloga
Compartir