Alternate Text

Actividades para estimular el lenguaje

Una vez que nace y va creciendo tu bebé, el lenguaje es un punto primordial que se desarrolla de manera progresiva y por etapas. 

Cuando es recién nacido se interesará por el volumen de voz e identificará tus tonos: si le hablas tranquilamente, él se tranquilizará; pero ante tonos estrictos o con estrés, él responderá de la misma manera.

Recuerda que cada bebé es diferente y aprenderá a hablar a su propio ritmo, por lo que la guía que encontrarás a continuación sirve como base para identificar cuándo tu hijo podría necesitar ayuda.

El bebé imita los sonidos de su entorno y después del primer año se desarrollará de la siguiente forma: 

12 mesesImitará los sonidos que escucha y comenzará con sus primeras palabras, como mamá” papá”, además de que reconocerá instrucciones sencillas como ven” dame.

18 mesesSu vocabulario se va ampliando y ubica los nombres de las personas que le rodean, así como las partes del cuerpo, y dice hasta 10 palabras.

24 mesesUsa frases muy simples, hace preguntas de una o dos palabras, sigue indicaciones simples y comprende preguntas sencillas. ¡Ya dice 50 palabras o más!

ABRAZANDO SU DESARROLLO Actividades para estimular el lenguaje

¿Cómo estimularlo? 

A partir de los 12 meses de edad inicia la etapa lingüística en donde emite diferentes sonidos y en cualquier momento podría estar listo para pronunciar su primera palabra.

Su mundo es su familia y, por ello, cada palabra o indicación hacia él le estará ayudando a ese desarrollo pues las expresiones vocales  y verbales influyen en su desarrollo posterior de la comunicación lingüística.

  1. Léele. Forma el hábito de leerle cada día, no importa el horario, este es el momento en que escuchará tu voz y, además de aprender vocabulario, crearán un mayor vínculo. 
  2. Juega. En una habitación esconde varios objetos que él conozca y pídele que los busque. Conforme los vaya encontrando le pedirás que te diga el nombre de cada uno. Esto lo ayudará a la expresión verbal y a la relación de los objetos con sus nombres.  
  3. Enséñale. Toma un tiempo para decirle cómo se llaman las partes del cuerpo y pide que él las mencione al mismo tiempo que las señala. 
  4. Completen palabras. Juega con él e motívalo a que mencione el nombre de las cosas y completa tú, por ejemplo, si tu hijo dice bib-e, tú  puedes responder biberón.

Estas cuatro actividades estimularán desde esta etapa su desarrollo lingüístico y, además de crear un vínculo con él, te divertirás y lo conocerás mejor. ¡Inténtalo! 

Validado por Beatriz Romo Pardo.
Neuropediatra
Compartir