Alternate Text

Impulsa a tu bebé a subir y bajar escaleras

Al poco tiempo de que tu bebé empiece a caminar, verás que intentará subir y bajar las escaleras de la casa. Se trata de un paso importante en su desarrollo y que, al lograrlo, le llenará de alegría y confianza en sí mismo.

Sin embargo, debes tener mucho cuidado en esta etapa para evitar caídas, resbalones o golpes que tu pequeño o pequeña pueda sufrir mientras domina esta nueva habilidad.

A continuación, te compartimos algunas formas seguras para impulsarle a aprenderlo:

1. Circuito de obstáculos 

Cuando tu pequeño o pequeña comience a caminar con más habilidad e independencia, pon almohadas o cajones pequeños y resistentes que simulen obstáculos. Invítale a subirlos como si fueran escalones.  

*Usa un tapete de foamy ayudará a amortiguar las caídas.

2. Alcanzar el tesoro 

Puedes poner algo similar a la actividad anterior, para formar una pequeña escalera que le ayude a subir al sofá o a la cama. Coloca en lo alto su juguete favorito y mantente cerca para auxiliarlo si lo necesita. 

3. Un reto real  

Pero si crees que tu bebé ya está completamente listo para intentar subir y bajar escaleras, la recomendación es que primero lo haga gateando en escalones cortos para que, conforme gane confianza y habilidad, utilice sus pies. En sus primeros ensayos, pondrá primero los dos pies en un escalón antes de poder dar el paso al siguiente.

4. ¡A bajar! 

Lo más probable es que bajar las escaleras sea la parte más difícil, al principio permítele hacerlo sentado, a gatas o tomado de tus manos. Cuando se sienta más cómodo o cómoda, podrá intentarlo con sus pies, tomando tu mano o sosteniéndose de un barandal.

 

Es importante que un cuidador esté siempre presente cada que tu bebé se acerque a las escaleras para evitar accidentes. Es recomendable poner una barrera a las escaleras de la casa para que el pequeño o pequeña no se vea tentado a subir o bajarlas por su cuenta 

Recuerda que si le animas y celebras sus logros, desarrollará más confianza en sí mismo para enfrentarse a este y otros retos en el futuro. 

 

Validado por Augusta Franco Andrade.
Kinesióloga
Compartir