Alternate Text

¿Es malo que mi bebé use mi celular?

Muchos padres ofrecen el teléfono celular o tableta a sus hijas o hijos pequeños para entretenerlos viendo videos, caricaturas o juegos, sin embargo, ¿te has preguntado qué tan recomendable esta práctica o si los profesionales de la salud avalan esta acción?

De acuerdo con la Academia Estadounidense de Pediatría y la Organización Mundial de la Salud (OMS), no se aconseja el uso de smartphones o tabletas a los menores de dos años. Al cumplir esta edad, el tiempo de exposición a pantallas y celulares puede ser de media hora al día, y de una hora a partir de los cinco años, siempre y cuando haya un control parental sobre el contenido que ven.

El problema en sí no es la relación con la tecnología; tampoco se trata de privarlos de todo contacto con ésta, pues es parte de nuestro entorno. La exposición a pantallas y celulares resulta dañina cuando reemplaza  

  • El juego 
  • La actividad física
  • El tiempo de calidad en familia
  • La atención y cuidado de los padres

La Organización Mundial de la Salud hace hincapié en que los niños menores de cinco años deben pasar menos tiempo sentados mirando pantallas y más tiempo para jugando activamente, pues se encuentran en una etapa de desarrollo de habilidades físicas y cognitivas.

La exposición constante y prolongada a dispositivos electrónicos podría provocar en las y los niños: 

  • Problemas para conciliar el sueño
  • Retraso en el habla
  • Dificultad para controlar sus impulsos
  • Problemas de concentración
  • Depresión infantil

Si has decidido permitir el uso de dispositivos, es importante restringirlos dos horas antes de dormir para favorecer el descanso de tu hijo o hija, pues la exposición a la luz azul emitida por las pantallas disminuye la producción de melatoninaesencial hormona para lograr dormir. 

Establece horarios claros y habla con tu pequeño o pequeña sobre la importancia de la actividad física, procura compartir tiempo de calidad en donde utilices juegos didácticos, canciones, bailes u otras actividades que inciten al movimiento. 

Recuerda que el tiempo que pases con tu hijo o hija ayudará a construir su personalidad, una mejor autoestima, le brindará confianza y reforzará los lazos afectivos. 

Validado por Beatriz Romo Pardo.
Neuropediatra
Compartir