Alternate Text

¿Por qué mi hijo no juega con otros niños?

El juego es una de las primeras actividades que ayudan a los niños y niñas a descubrir el mundo durante la primera infancia. Existen diferentes tipos de juego que necesitan experimentar en sus primeros años; uno de ellos es el juego paralelo.

Inicia entre los dos y cuatro años, pero podría aparecer desde los 18 meses. Podrás identificarlo porque pareciera que las y los pequeños están jugando juntos, pero poniendo atención, notas que en realidad no interactúan ni se relacionan de ninguna manera, simplemente se mantienen cerca e imitan las acciones de otros.

Eso no es malo, debido a su edad, es natural que no comprendan la complejidad o lo que implica tener un compañero de juego. Con el paso del tiempo logrará aprenderlo y encontrar el lado divertido de jugar en conjunto con otros pequeños.

El juego paralelo: 

  • Promueve el desarrollo del lenguaje
  • Les muestra otras acciones o actitudes que pueden realizar mientras juegan
  • Aprenden a relacionarse con otros niños y niñas de su edad
  • Practican la motricidad fina y gruesa al imitar a otros
  • Les da un primer acercamiento sobre los límites, compartir juguetes y turnarse

Cuando lleves a tu hijo a hija a realizar actividades con otros niños, mira su actitud antes de presionarlo a interactuar con otros pequeños; algunos se sienten más cómodos relacionándose solo con sus padres, y está bien. Con el paso del tiempo despertará esta inquietud por convivir con sus iguales. 

No presionar a las y los pequeños es muy importante para no imponer situaciones para las que no se sienten preparados. Además, algunos rasgos de personalidad como la timidez impiden desenvolverse con soltura, y está bien, pues cada niño y niña tiene un carácter y forma de ser diferente. Respetar estos factores es primordial para fomentar autoconfianza y seguridad.

Validado por Claudia Cecilia Constantino Robles.
Pediatra
Compartir