Alternate Text

¿Qué es y a qué edad se detecta el autismo?

El autismo o Trastorno del Espectro Autista (TEA) es un trastorno que afecta al cerebro, limitando el adecuado desarrollo de la comunicación y la interacción social, así como la presencia de patrones de conducta repetitivos.

Los bebés autistas podrían mostrar un desarrollo motriz acorde con el estándar, sin embargo, las diferencias son evidentes al interactuar con sus padres o cuidadores. A continuación, te compartimos algunos signos que podrían indicar autismo en niñas y niños pequeños:

  • Evitan el contacto visual
  • Prefieren estar solo o sola a jugar con otros niños
  • No comprenden bromas
  • No presentan gestos faciales para mostrar sus emociones
  • Tienen alto umbral al dolor 
  • Tienen más de 12 meses y no responde a su nombre
  • Tienen más de 14 meses y no señalan con el dedo objetos que llaman su atención
  • Tienen más de 16 meses y no dicen palabras sueltas
  • Tienen más de 18 meses y no practican juegos de simulación o roles 
  • Muestran hipersensibilidad a sonidos, olores, texturas
  • Existe déficit de las neuronas espejo, por lo que no sonríen al ver sonreír 
  • Muestran dificultades para sentir empatía, es decir no comprenden lo que el otro siente o piensa al mirar sus gestos y/o entonación de las palabras
  • Repiten lo que los otros dicen, sin comprender el significado amanera de eco, a esto se le llama ecolalia
  • Se refieren a ellos mismos en segunda o tercera persona, es decir, “tú” o “él/ella” en lugar de “yo”
  • Presentan movimientos repetitivos como de balanceo, aleteo de manos, correr de un lado a otro, dar vueltas
  • Juegan una sola parte de los juguetes y no con el objeto completo, es decir, podrían enfocar su atención y jugar sólo con las llantas de un auto

Es importante mencionar que, contrario a creencias populares, no existen pruebas científicas que demuestren que las vacunas provocan autismo.

Todo niño sano de entre 18 y 24 meses deberá ser evaluado por una prueba de tamizaje o screening llamada CHAT-M, en búsqueda de riesgo de dicho trastorno. Si detectas en tu hijo o hija varios de los signos antes mencionados, visita a un profesional de la salud. El diagnóstico y manejo temprano mejorarán el pronostico de manera importante.

Al ser diagnosticado con TEA es importante que la familia cuente con una red de apoyo, estar en contacto con otros padres con la misma situación puede ayudar a sentir confort. Recuerda que cada niño avanza a su propio ritmo y el amor en la familia es fundamental para el sano desarrollo infantil.  

Validado por Beatriz Romo Pardo.
Neuropediatra
Compartir