Alternate Text

Aprendamos a manejar las emociones

Las emociones son estados de ánimo que surgen como respuesta ante diversas situaciones, identificarlas y saber su nombre es el primer paso para ayudar a que tu hijo o hija tenga un manejo adecuado de ellas.

Enseñar a los niños inteligencia emocional es tan importante como el desarrollo cognitivo o motriz; al promoverla le brindarás herramientas que pueden ayudarle a comunicarse mejor y le servirán para entablar mejores relaciones interpersonales en el futuro 

Si tu peque aún no las conoce puedes: 

  1. Dibujar o imprimir caritas con los estados de ánimo básicos: alegría, enojo, tristeza, sorpresa, miedo, asco.
  2. Hacer diferentes gestos, mencionar el nombre y después repetirlos para que adivine los nombres. 
  3. Leerle un cuento y preguntarle las emociones de los personajes ilustrados.

La vida cotidiana presenta infinidad de momentos en los que puedes guiar emocionalmente a tu hija o hijo. A continuación, te mostramos algunos escenarios y formas de enseñar inteligencia emocional. 

  1. Ayúdale a identificar lo que siente. Si le notas enojo puedes decir “veo que estas enojado, cuéntame qué sucede y lo resolvemos juntos 
  2. Expresa tus propias emociones. Si estás feliz cuéntaselo, por ejemplo: “estoy muy contenta porque hoy iremos al parque, ¿tú cómo te sientes?”
  3. Muéstrale las emociones de otros. Entender esto es fundamental para promover la empatía. Estando en la calle identifica alguna situación, explícale lo que sucede y ayúdale a entenderla, por ejemplo, si ven un niño llorar puedes decirle “mira, está triste porque todavía no se quiere ir, pero su hora de juego ya terminó” 

No debes perder de vista que tu hija o hijo está aprendiendo, por lo que podría expresarse de forma inadecuada al sentir enojo, miedo o asco. Si es el caso, evita gritarle, opta por decirle que notas lo sucedido, explicarle lo que está sintiendo y ofrecerle una mejor forma de resolverlo. 

Atender las necesidades afectivas, ayudar a canalizar lo que siente y promover la confianza en la familia, es fundamental para un adecuado desarrollo infantil y emocional.

Validado por Andrea Díaz Mendoza.
Psicóloga
Compartir