Alternate Text

¿A qué edad puede ir un bebé a un concierto de música en vivo?

Está comprobado que la música tiene efectos positivos en el desarrollo de los niños y niñas, pero hay que tener cuidado de no exponerlos a volúmenes de música muy altos que pueden dañar su desarrollo auditivo. Por ello es importante hacerse la pregunta ¿a qué edad ya puede ir un bebé a un concierto de música en vivo?

Una pregunta como esta tiene varias aristas, ya que ante el anuncio de algún evento o concierto surge la duda de si estos espacios son aptos para bebés, ya sea que estos vayan como espectadores o acompañantes.

En efecto hay ciertos eventos como conciertos de música en vivo o proyecciones de películas que cuentan con restricciones para ingresar con un menor de edad. Pero incluso en los eventos donde no haya, lo cual no significa que sea seguro llevar a tu hijo o hija. Te explicaremos algunos datos que debes tomar en cuenta antes de decidir si llevarás a tu bebé a un festival de música en vivo o incluso al cine.


¿A qué edad puede ir un bebé a un concierto de música en vivo? 

No hay una edad establecida que sea segura para que un bebé asista a un concierto. En concordancia con expertos de la OMS, la decisión de la mejor edad para exponer a un bebé a sonidos estruendosos recaerá en mamá o papá.

El sonido se mide en decibeles (dB), el sonido de una habitación tranquila es de aproximadamente 40 dB; el sonido de una conversación entre dos personas equivale a 60 dB; los sonidos arriba de los 85 dB están catalogados como muy fuertes y una larga exposición podría causar daños en el sistema auditivo sobre todo en los niños y niñas más pequeños. La OMS, establece que un entorno seguro para un bebé debe tener entre  55 dB y 60 dB como máximo.  

Fuente: OMS

En su publicación Escuchar sin riesgos, la Organización Mundial de la Salud, advierte que 1100 millones de jóvenes en todo el mundo podrían sufrir pérdida de audición debido a malos hábitos.

¿El sonido en un concierto puede dañar los oídos de un bebé?

De acuerdo con la OMS, independientemente de la duración, la exposición a sonidos fuertes provoca cansancio en las células sensoriales auditivas, lo que puede originar una pérdida temporal de la audición o acúfenos (sensación de zumbidos en los oídos). 

“Una persona que asista a un concierto interpretado a gran volumen puede salir de él con una sensación de ensordecimiento o acúfenos. La audición mejora a medida que las células sensoriales se recuperan.” se lee en Escuchar sin riesgos. La audición mejora cuando las células sensoriales se recuperan, pero si el sonido es extremadamente fuerte o hay una exposición regular tales células pueden dañarse definitivamente, causando la pérdida de audición.

El efecto en los niños es más desfavorable, su aparato auditivo está en proceso de maduración, al exponerse a ruidos muy fuertes las células de la cóclea podrían dañarse definitivamente. Si un pequeño o pequeña llegara a perder la audición a causa del ruido afectaría negativamente su adquisición del lenguaje, generando problemas de aprendizaje y desenvolvimiento social, explica la OMS.

¿Cómo proteger los oídos de mi bebé en un concierto?

En caso de llevar a tu hijo o hija a un concierto, función de cine o festival, toma en cuenta las siguientes recomendaciones, te ayudarán a proteger su sistema auditivo.

Un bebé no sabe cómo reaccionar ante ruidos muy fuertes, así que podría estresarse o angustiarse, por lo que debes monitorear sus reacciones y colocarte cerca de la salida para que puedas evacuar en caso de que tu bebé se incomode con el volumen alto.

Utiliza tapones para proteger los oídos. “Si se colocan bien, pueden ayudar a reducir el nivel de exposición considerablemente: entre 5 y 45 dB, dependiendo del tipo de tapones”, señala la OMS.

Validado por Beatriz Romo Pardo.
Neuropediatra
Compartir