Tu bebé va ganando fuerza en su torso y cadera, ¡por lo que podrá sentarse y comenzar a jugar! Poco a poco podrá girar hacia la derecha o izquierda para alcanzar lo que está a su alrededor. También empezará a comunicarse, respondiendo a vocalizaciones y sonidos.